Ir al contenido principal

Solomon Kane


El pasado sábado y tras el exceso de las comidas navideñas, fui con unos amigos al cine a ver Solomon Kane. Apenas había visto un anticipo de la película y pensé que podía ser entretenida.

Para quienes no lo sepan Solomon Kane es un espadachín inglés del siglo 16 un aventurero puritano que se dedica a luchar contra el mal, cualquiera que sean sus formas. El personaje está basado en los escritos de Robert E. Howard, creador también de Conan y Sonia la Roja entre otros. Nunca he sido lo que se dice un fan del escritor americano, pues apenas he leído más que sus relatos de terror, aquellos que ayudaron a componer los llamados Mitos de Cthulhu de H.P. Lovecraft, de cuyo círculo de amigos escritores por correspondencia formaba parte Howard.
Sin embargo, Howard es mucho más conocido por sus historias de fantasía heroica del bárbaro cimerio, Conan.

Solomon Kane se encuentra ambientada en la Inglaterra del siglo 16.
El argumento es bien simple, un hechicero tirano está esclavizando a los habitantes de las tierras de origen del protagonista.
En el medio para conseguir liberar la tierra en la que pasó su infancia, encontramos brujas, monstruos, luchas a espadas, jóvenes doncellas, castillos, demonios, maldiciones. La acción no está rodada a ritmo de videoclip, lo cual se agradece. El peso de la peli recae cien por cien en James Purefoy (Roma, Resident Evil), ya que aparece en casi todas las tomas, representando un más que creíble y atormentado Solomon Kane. Flaco favor le ha hecho el actor encargado de su doblaje al español, pues en determinados momentos su voz no resulta creíble., y que es uno de los pocos defectos que se le puede poner. Cabe destacar la fotografía, que resulta estupenda en cada uno de los planos. La película está envuelta por un halo de oscuridad constante, en el que se puede percibir que el mal se encuentra a la vuelta de la esquina. Cuenta con unos efectos especiales más que correctos y una ambientación conseguida.
Ofrece acción, espadazos y sangre que es lo que íbamos a ver. No pasará a la historia como una joya del cine, pero es más que una entretenida opción para disfrutar la tarde.

Y sigo sin ir a ver Avatar.

Comentarios

Guillem López Arnal ha dicho que…
Ya me han hablado de esta peli, y muy positivamente. Yo me temía una especie de matabichos a lo Van Helsing... Pero parece ser que vale la pena, así que igual este finde me acerco a verla.
Avatar,siento ir contra corriente, pero no me llegó del todo. Cameron genial, la peli bien, pero no tiré una traca al salir del cine.
Un saludo
José Luis ha dicho que…
Espero que Solomon Kane cruce el Atlántico muy pronto. Esa una de las pelis que he estado esperando hace bastante tiempo.
En cuanto a Avatar, debo decir que me agrado bastante. El mundo de Pandora esta muy bien logrado.
José Miguel Vilar-Bou ha dicho que…
Me gustaron la escena inicial y la de la iglesia endemoniada. También la ambientación. Pero el resto... uf!
David Mateo ha dicho que…
A mí sí que me ha molado. El Solomon Kane es un poco llorica, el argumento un pelín predecible, pero está bien.
Ves a ver Avatar.

Entradas populares de este blog

Últimas Lecturas: Cleopatra y Zombis

¿Quién necesita a Cleopatra? Steve Redwood. Grupo AJEC.

La novela del británico, es una narración sobre viajes en el tiempo en clave de humor, ese al estilo de Douglas Adams, Terry Pratchet o Thom Sharpe.

Por las páginas de este libro, veremos surgir a Leonardo Da Vinci, Caín, Joseph Smith (el fundador de la iglesia mormona), los extraños objetos no identificados que se estrellaron en Roswell en 1947, Rasputín, Jesús... Estas peripecias están contadas desde el punto de vista de N, el narrador traicionero, inventor del aparato que posibilita el viaje hacia un momento del pasado. Junto a él su compañero a la fuerza, Bertie, cuyo único mérito es ser el hijo del acaudalado mecenas que patrocina el proyecto.
Así, asistiremos a paradojas temporales, viajeros del tiempo de diferentes eras, una pareja de hombres desagradables que siempre aparecen cuando menos te lo esperas, policías del tiempo macizas, puñaladas traperas en inhóspitos escenarios, enamoramientos, desengaños amorosos, una vejiga a…

Reseña El Bosque Negro de Steve Hillard en Fantasymundo

Con muy poca diferencia de la anterior se ha publicado mi segunda reseña para la web de Fantasymundo. En esta ocasión de la novela El Bosque Negro de Steve Hillard.

En primer lugar, hay que poner un poco en antecedentes a quien quiera aventurarse en la lectura de esta obra, "El Bosque Negro" (Timun Mas, 2012), viene precedida por la polémica. Me explico, el autor escribió el libro en 2010, una novela que toma situaciones, términos, lugares y algunos personajes de las historias de J.R.R. Tolkien, apareciendo este caracterizado como uno de los personajes secundarios de "El Bosque Negro".
Lee el restoaq.


El Bosque Negro podría considerarse tanto una novela épica como un ensayo de crítica literaria, cuya trama explora las difusas fronteras entre los mundos. Muy pocos son los que saben que en 1970 el profesor Tolkien realizó un viaje a Estados Unidos durante el cual activó una serie de poderes élfi cos ocultos en unos antiguos documentos. El lector que se intern…

El Último Dragón y Encrucijada de Tobías Grumm

Hoy, dos entradas en una sola para mantener el espíritu de Grindhouse de sesión doble.

El Último Dragón

La segunda parte de la saga La Tierra del Dragón, del escritor valenciano, Tobías Grumm, seudónimo de David Mateo, es tan emocionante, si cabe, como su predecesora Nicho de Reyes. La novela se encuentra dividida en dos partes, característica ya típica del autor.
El Último Dragón comienza con un largo prólogo en el que se nos deja caer por dónde pueden ir los tiros de la historia, sobre todo, de la segunda parte de la narración.En la primera de las mitades, seguimos los acontecimientos del protagonista de Nicho de Reyes, pues ésta resulta continuación directa de la anterior. La Dama del Este, el navío pirata patroneado por Jakob O’Neil, el Lobo Negro, en el que el joven abisinio se había embarcado como polizón. El bergantín ha navegado por los mares de Argos, traficando con mercancías de puerto en puerto, hasta que arriban a Santiyí, meca y cuna de piratas, una especie de Isla Tortuga.…