Ir al contenido principal

Los Niños tienen que Leer


El tema de la lectura, que los chavales no leen es recurrente. Cuando vienen las madres a la academia a informarse, suelen plantearme que su hijo o hija no comprende las asignaturas cuando las estudia, que no le da tiempo a terminar los exámenes, que la profe de turno les ha dicho que no se expresa bien, ni de forma oral ni escrita y que además comete muchas faltas de ortografía. Siempre les pregunto ¿el niño lee? En un principio, puede parecer una tontería y a muchos padres de hecho se lo parece, pero todos esos problemas que me comentan de falta de atención, distracciones, poca concentración, nulo aprovechamiento del tiempo de estudio, dificultades para plasmar en un papel sus conocimientos, se solucionarían si desde bien pequeños les hubieran inculcado el hábito de la lectura.

Hace un tiempo, salió un informe de esos que realizan las agencias europeas, o estatales que no lo recuerdo bien, en el que España suspendía de forma notable en comprensión lectora. Es decir no leen, no entienden lo importante, no saben sintetizar, de hacer un esquema o un resumen ni hablamos, los libros de las asignaturas están sin subrayar ¿y pretenden que el crío sea un lumbrera?

Pues siento decirlo yo, que me dedico a la educación, pero no. Y es trabajo de los padres, que los críos deben hacer en casa, en su tiempo de ocio. Leer lo que les apetezca, Jerónimo Stilton, Harry Potter, Manolito Gafotas, los de Cornelia Funke, lo que sea, pero que lean un libro. Lo importante es hacerles ver que leer no son unos deberes más, sino una actividad, que les va ayudar en sus estudios. Tengo comprobado, que la muchachada lectora, se expresa mejor, comprende enseguida las explicaciones, es ordenada en sus exámenes, sabe cuál es la parte principal de un texto y cuál la superflúa.

Lo más exasperante del asunto, es que hay muchos colegios que no colaboran. Críos de los primeros cursos de primaria con dos y tres horas de deberes diarias, y que a veces no terminan en una tarde, es exagerado, porque al final no tienen tiempo para jugar. Los niños tienen que tener cierto tiempo al día para jugar y para leer. Leer como una actividad cotidiana más, como comer tres veces al día, como salir al recreo a jugar con los amigos, como ir a ver a los abuelos o a los primos.

En definitiva, que si no les metemos el gusanillo de la lectura desde bien pequeñitos no adquirirán una serie de estrategias que resultan fundamentales para su formación. Por eso los talleres literarios y de animación a la lectura de gente como David Mateo, me parecen iniciativas muy interesantes y enriquecedoras para esos chavales.

Si no se comienza desde casa, con el apoyo y el esfuerzo de la familia, con la colaboración de los padres, poco puede hacerse.

Comentarios

José Luis ha dicho que…
Yo si le agradezco a mis padres, ya que desde pequeño me animaron a leer todo lo que me ponían en frente.
Gracias a ellos ahora soy un gran amante de las letras, no solo como lector sino también como escritor.
Anónimo ha dicho que…
Es un tema mucho más grave de lo que la gente cree. Los niños se educan cada vez con bases más endebles. Se desprecian conocimientos básicos como, mismamente, saber expresarse. Y eso sin hablar del desarrollo de la imaginación.
JM
Teo Palacios ha dicho que…
Maravillosa entrada y grqan reflexión.

Lástima que los padres a los que les interesan estas cosas,seguramente, no la lean... Que es otro de los grandes problemas, la falta de ejemplo.

Un abrazo.
STB ha dicho que…
No puedo estar más de acuerdo contigo. Es exactamente lo que pienso sobre los chavales y la lectura. Y SÍ, es obligación de nosotros, los padres. Cada vez delegamos más nuestras funciones en los profesores y esa no es su labor.
La lectura puede y debe ser divertida, enseñarlo a nuestros pipiolos es tarea de papáses.

Entradas populares de este blog

Reseña Los Héroes de Joe Abercrombie

Continúan mis reseñas para la web Fantasymundo, en esta ocasión hablo de Los Héroes de Joe Abercrombie:

"Los Héroes" (Alianza, colección Runas 2012), es la última novela del autor británico Joe Abercrombie, famoso por su trilogía de fantasía épica La Primera Ley formada por: "La Voz de las Espadas", "Antes de que los cuelguen" y "El último argumento de los Reyes". "Los Héroes", aunque ambientado en el mismo universo que la trilogía, es al igual que "La Mejor Venganza" de lectura independiente y autoconclusiva. Aunque los lectores que estén familiarizados con la obra de Abercrombie seguro que encontrarán referencias, que para los que no lo estábamos, pasarán desapercibidas. Además de varios personajes que ya habían aparecido anteriormente que repiten en esta ocasión.

La civilizada y organizada Unión, se encuentra en guerra con el Norte, salvaje, agreste y caótico y que no desea que lo colonicen. Los dos bandos han estado …

Mis libros - Actualización

Hola amigos. Unos meses sin pasar por aquí, culpa del poco tiempo que tengo ahora, no me da la vida para más. Pero espero recuperar el ritmo de una entrada por semana.

Me estaba planteando que en estos momentos es la ocasión en la que más obras mías se encuentran a la venta, así que quería haceros una recopilación de ellas.

Vamos por orden cronológico:

Calles de Chatarra (2013)
Mi novela de fantasía urbana y género negro, publicada por Palabras de Agua. La tenéis disponible en la tienda de la editorial por 15,20 € envío gratuito y en digital sin DRM por 2,99€.


La Senda de Ahk-Nabul (2017)
Co-escrita junto a David Prieto, es una historia de aventuras, con mucho pulp y atmósfera lovecraftiana, ambientada en los años 20. Está en Amazon en papel por 14€ y en digital por 2,99€.






Calabacines en el ático: Freakshow (2017)
Antología digital, la hermana pequeña de las antologías Calabazas en el trastero de la editorial Saco de Huesos. "El extraño" relato mini relacionado con los espéctac…

Últimas Lecturas: Cleopatra y Zombis

¿Quién necesita a Cleopatra? Steve Redwood. Grupo AJEC.

La novela del británico, es una narración sobre viajes en el tiempo en clave de humor, ese al estilo de Douglas Adams, Terry Pratchet o Thom Sharpe.

Por las páginas de este libro, veremos surgir a Leonardo Da Vinci, Caín, Joseph Smith (el fundador de la iglesia mormona), los extraños objetos no identificados que se estrellaron en Roswell en 1947, Rasputín, Jesús... Estas peripecias están contadas desde el punto de vista de N, el narrador traicionero, inventor del aparato que posibilita el viaje hacia un momento del pasado. Junto a él su compañero a la fuerza, Bertie, cuyo único mérito es ser el hijo del acaudalado mecenas que patrocina el proyecto.
Así, asistiremos a paradojas temporales, viajeros del tiempo de diferentes eras, una pareja de hombres desagradables que siempre aparecen cuando menos te lo esperas, policías del tiempo macizas, puñaladas traperas en inhóspitos escenarios, enamoramientos, desengaños amorosos, una vejiga a…