martes, 29 de octubre de 2013

Reseña Breaking Bad (Ensayo), VV.AA. en Fantasymundo

Mi reseña sobre esta serie que marcará una época en la ficción televisiva:

Portada de Breaking Bad (varios autores)
Breaking Bad, 530 gramos (de papel) para serieadictos no rehabilitados (VV.AA., Errata Naturae 2013), es un volumen compuesto por un total de diecisiete ensayos o artículos y una entrevista sobre diferentes aspectos de la serie de televisión de la cadena americana AMC. Como varios de los contenidos tratan asuntos muy específicos dentro de las tramas de la serie, resultará complicado no revelar detalles importantes de estas, así que si no habéis terminado de ver la serie, os recomiendo que no sigáis leyendo.
El libro viene envuelto en una cubierta de color azul (como no podía ser menos, hablando de Breaking Bad), con dos ilustraciones de Walter White, personaje principal, caracterizado como lo vemos muy al comienzo de la serie, y después con el traje de protección química con el que cocina metanfetamina. El diseño es de David Sánchez colaborador habitual de la editorial y responsable de sus portadas.
Errata Naturae ya ha publicado otros volúmenes dedicados a productos de la cultura popular y en especial a series de televisión como Teleshakespeare (Jorge Carrión, Errata Naturae 2011), Los Soprano Forever (VV.AA, Errata Naturae 2009), The Wire (VV.AA, Errata Naturae 2010), Juego de Tronos (VV.AA, Errata Naturae 2012), Walking Dead (VV.AA, Errata Naturae 2012). De la misma forma que en otras entregas de la colección, en Breaking Bad, se opta por la traducción de unos cuantos contenidos foráneos; una entrevista al creador y productor ejecutivo de la serie Vince Gilligan; y el libro se completa con varias colaboraciones de autores españoles.
Desde la introducción al libro, «Descomponiendo Breaking Bad», Víctor Hernández-Santaolalla y Sergio Cobo Durán, responsables de la edición nos explican su razón de ser y abren la puerta a la entrega final de Breaking Bad, pues como sucede con todos los artículos, están escritos antes de la emisión de esta.
En el primer ensayo, titulado «Malas decisiones. Por qué Breaking Bad gana a The Wire y a Los Soprano», Chuck Klosterman trata de convencernos, con unos argumentos muy poco sólidos para mi gusto, sobre las cualidades de la ficción de AMC sobre otras, como Mad Men, su compañera de cadena y The Wire y Los Soprano de HBO.
«Adversus White. Tres objeciones de amor y una ovación desesperada» de Iván de los Ríos, trata del monstruo interior contra el que lucha y juguetea Walter White hasta convertirse en el oscuro señor Heisenberg. También critica esas selecciones de mejores series que suelen aparecer cada cierto tiempo y aprovecha para lanzarle una sutil puya al autor del escrito anterior. En la conclusión se dice que: Breaking Bad es el relato de un hombre que se engaña a sí mismo. (p.41).
«¿Cocinar coloca a Walt en el lado de los malos?», escrito por Greg Litman. En este artículo el autor trata de llegar a la conclusión de si el hecho de fabricar droga convierte al personaje de Walter White en malvado. La droga que fabrica Walt es cristal de metanfetamina, muy adictiva y que produce unos daños y complicaciones muy serios a sus consumidores. Por lo tanto, si el cristal le jode la vida a la gente (Meth=Death, p.46), es decir, es malo; luego, quien lo fabrica también debe serlo. Y que a pesar de la responsabilidad que se quita de encima el personaje, se mantiene al margen para conseguir sus objetivos: él solo se dedica a cocinar la droga. Así pues los terribles efectos de consumir este estupefaciente recaerían de forma exclusiva en quien decide tomarla.
Según Hank Schraeder, el cuñado de Walt —agente de la DEA, la organización federal americana que se dedica a la lucha contra las drogas—, los buenos son quienes necesitan protección. En cambio, los malos son: los cabrones a quienes hay que meter en cintura a palos (p.45).
Después, nos dicen que cocinar es moralmente inaceptable, porque se conocen los efectos y las consecuencias que tiene la comercialización de esa droga. Walt pretende pasar desapercibido, no actuar de forma directa. Pero esta inacción ha costado la vida de algún personaje: lo cual es moralmente repulsivo (p.55). Queda demostrado entonces que, de forma directa o indirecta, el personaje es capaz de matar a seres humanos.
Al final, el autor indica que la problemática de las drogas en el sur de los Estados Unidos se trata en la serie de una manera muy simple, poco realista y que no se puede solucionar dividiendo a las personas implicadas en malos y buenos.(...)

Puedes leer el resto de la crítica aquí.

jueves, 24 de octubre de 2013

Presentación de Los nombres muertos de Jesús Cañadas en Salamanca


H. P. Lovecraft ha recibido una propuesta imposible: buscar el Necronomicón. Un libro maligno que no existe, y eso Lovecraft lo sabe por una sola razón: porque es su más célebre invención literaria. fEn 1919, el escritor americano Howard Phillips Lovecraft escribió el relato “El Sabueso”. En sus páginas se mencionaba por primera vez el Necronomicón, un tomo de magia negra rodeado de una siniestra leyenda.

Doce años después, la misteriosa viuda de un multimillonario neoyorquino convence a H. P. Lovecraft de que lidere una expedición para encontrar el supuesto libro maldito.
Acompañado de los escritores Frank Belknap Long (Los perros de Tíndalos) y Robert Erwin Howard (Conan), Lovecraft se embarcará en una búsqueda desde su Providence natal hasta el Londres de la moribunda sociedad Golden Dawn o el Berlín de entreguerras, pasando por mortíferos acantilados portugueses o ruinas enterradas bajo la ciudad de Damasco.

En la telaraña de secretos que rodea el Necronomicón, Lovecraft y sus compañeros se enfrentarán a peligros mortales, sociedades secretas y cultos olvidados dispuestos a matar por averiguar la verdad sobre el libro. Su expedición se convertirá en una trepidante aventura en la que se cruzarán con personajes como Aleister Crowley, Arthur Machen o un joven J.R.R. Tolkien.

Hoy 25 de Octubre, estaré presentando Los nombres muertos junto a su autor Jesús Cañadas en la Librería Hydria (Plaza de la Fuente,17, 37002) en Salamanca y la cita es a las 19 horas.

jueves, 3 de octubre de 2013

Dexter hiere pero no mata, en Fantasymundo

Dexter, temporada final

Hace un par de semanas que Dexter emitía su capítulo final, el que cerraba la serie después de 8 temporadas. Estas son mis impresiones:

Bueno, llegó el momento de comentar el final de Dexter (Showtime, Fox España). Intentaré no meter ningún spoiler pero no prometo que lo consiga, así que si leéis las siguientes líneas, ateneos a las consecuencias.
Después de ocho temporadas, el pasado domingo veintidós de septiembre finalizaba una de las series que ha sido la bandera del canal de cable americano Showtime hasta la llegada de la multipremiada Homeland. Ocho temporadas en las han conseguido que nos cayera simpático un tipo que se dedica a matar a otros asesinos, gracias a Michael C. Hall que ha interpretado muy bien a un personaje bastante complejo. Una serie en la que el protagonista era el villano.

Cualquier aficionado a Dexter sabe o debe reconocer que no hay punto de vuelta atrás después de lo sucedido en la impactante cuarta temporada y que no ha existido ningún rival del protagonista a la altura de Trinity desde entonces. La quinta resultó un epílogo extendido de aquella, pero sin alcanzar los niveles de dramatismo y con una trama floja con un Dexter intentando recuperarse. Muchos aficionados seguro que se bajaron en este punto. La sexta intentaba volver un poco por sus fueros, sin lograrlo del todo, hasta el esperanzador capítulo final que servía como prólogo de lo que íbamos a ver en la séptima. Esta penúltima entrega resultó mucho más en la línea de las primeras temporadas, interesante y mejor llevada. En definitiva, más entretenida a la espera de la resolución definitiva. La octava y última ha sido algo atractiva en su primera mitad, hasta que se le han terminado los cabos sueltos procedentes de la anterior entrega; bastante menos lograda en la segunda parte. ¿El regreso de un personaje de la séptima temporada? Para mí tiene sentido su vuelta, puesto que está muy vinculado a Dexter. Aunque es un personaje al que los guionistas no han sacado todo su potencial, al que solo vemos "dar guerra" de verdad en su primera aparición y en el último episodio. Su historia queda un poco desplazada, sirviendo de acompañamiento a las principales y resolviéndose de una forma sencilla en exceso. Y sobre el grueso de la trama prefiero pasar de puntillas para no desvelar nada.
La última temporada de un personaje tan carismático no ha estado entre sus mejores, el capítulo final tampoco. Creo que me hubiera quedado más conforme sin ese minuto que da por terminada la serie. Hasta hubiera llegado a admitirlo como un fin aceptable. Sobre todo, el aficionado puede sentirse decepcionado al ver que parece que llevan planeando los pasos para un The End medido y pensado desde el final de la sexta temporada, encontrándose con un cierre que no termina de satisfacer a nadie y que me parece no está a la altura de la criatura televisiva que han creado y del bagaje de calidad que arrastraba la serie.

Puedes leer la crítica completa en Fantasymundo.