jueves, 25 de octubre de 2012

Nuevas Series (y III)

Última parte del repaso a los nuevos estrenos de la temporada americana:


Beauty &Beast (CW): es el reboot o remake o como quieran llamarlo de la serie de los 80, esa en la que George R.R. Martin era guionista y productor. El único gancho posible es Kristin Kreuk(Smallville), que es una poli a cuya madre mataron siendo adolescente, el crimen quedó sin resolver. La protagonista estuvo presente y vio algo extraño. Años después investigando un caso aparecen unas huellas de un hombre que lleva mucho tiempo desaparecido y se pone a investigar, averiguando que tiene que ver con la muerte de su madre. Aquí la Bestia es un experimento de suero supersoldado a lo Capitán América que no fue bien. Es bastante floja y tanto la historia como los protagonistas son muy prescindibles. 


Arrow (CW): recreación del personaje de DC cómics Green Arrow. Es una serie juvenil como la anterior, pero con un tono más oscuro y algo más adulto. El protagonista y los secundarios no están nada mal y tiene varias caras conocidas de otras series. Aventuras, acción y misterio, que no están mal llevados y entretienen.


Nashville (ABC): musical sobre una estrella del country (Connie Britton) venida a menos, que se ve arrollada por una cantante jovencita (Hayden Panettiere) que empieza a hacerle frente y a robarle al productor de sus discos, a ponerle en entredicho en su discográfica y a quitarle al guitarrista de su banda, por supuesto todo con malas artes de pécora y víbora y sexo mediante. Pues ya no se trata que no me agraden los musicales (que no me gustan), pero es una serie culebronera a lo Revenge (que le ha funcionado a ABC), pero que no me interesa lo más mínimo. Todo el mundo se vende ante la menor promesa de sexo de una jovencita de buen ver, ya desde el principio sabemos que la prota es una pobrecita que ha trabajado duro para mantener a la familia y ha hecho siempre lo que le han dicho y su contrapartida que es capaz de hacer cualquier cosa para triunfar. Los personajes son planos, cortados por el mismo patrón y ni los "y'all" de Connie Britton consigue levantar la serie, Hayden Panettiere puede ser buena cantante, pero no es buena actriz. Ni consiguen que los números musicales me interesen.


Underemployed (MTV): dramedia sobre un grupo de amigos en la veintena ambientado en Chicago, aunque en el piloto nunca nos dejan claro si han terminado el instituto o la universidad. Uno quiere ser un activista ecológico, otra (novia del anterior) se muda a Los Ángeles para conseguir grabar un disco, otra de las chicas es un proyecto de escritora, el siguiente chico quiere ser modelo y actor, y la última chica, nunca nos queda claro. El primero tiene que terminar trabajando para su padre, la chica cantante se vuelve a Chicago, embarazada del anterior, habiendo solo logrado trabajar de camarera, la chica escritora trabaja en el equivalente a Dunkin Donut, el modelo trabaja de stripper y de camarero y la última lleva de becaria un año sin haber cobrado nunca. No está mal rodada, pero no consigue me interese lo suficiente y está enfocada para el público juvenil de la MTV, así que no tiene demasiadas pretensiones.

Y con esto creo que termino con la series nuevas estrenadas que este año me había propuesto verlas todas.


lunes, 8 de octubre de 2012

Nuevas Series (II)

Continúo con el repaso a las series nuevas


Vegas (CBS): Es un drama policiaco ambientado en Las Vegas de los años 60. Lo mejor es el reparto: Dennis Quaid que hace del cowboy protagonista, Michael Chiklis, el propietario de casino y mafioso local, Carrie Ann Moss, la ayudante del fiscal del distrito, Jason O'Mara (Terranova) como el hermano del cowboy. No nos engañemos es un procedimental de crimen de la semana con una leve trama horizontal. Dennis Quaid es un cowboy que vive en su rancho con su hermano y su hijo y el alcalde le pide que sea sheriff de la ciudad porque fueron compañeros en la guerra de Corea y guarda un buen recuerdo de él. El caso del piloto es la investigación de la muerte de una corista, con la ayuda de Carrie Ann Moss, guapísima y que ya se intuye una conexión pasada con el protagonista. Por supuesto el cowboy es de los de saltarse la ley cuando le apetece y eso le va a enfrentar con el mafioso y el fiscal del distrito que es un corrupto. Lo único que merece la pena es el reparto que es bueno, porque la historia es más de lo mismo en este género, sin internet, ni ordenadores, ni pruebas de ADN, pero sí un colega indio del prota que es un hacha en encontrar rastros y huellas. Y la ambientación: pues mucho coche de época, pero nos enseñan poco de la ciudad, solo recuerdo una escena y mucho desierto. Así que ahí suspende. No me emocionó en especial ni parece que se hayan esforzado mucho en la ambientación ni en los guiones. Ya os digo solo vale la pena por el reparto.

Partners (CBS): otro despropósito de comedia, aunque esta un poco mejor que Guy with Kids. Dos amigos de la infancia, son arquitectos y socios de un estudio. Uno es gay y su pareja es Brandon Routh (Superman Returns, Chuck), el otro es hetero y su pareja es Sophia Bush. Trata de que la pareja hetero se va a casar y los consejos o malos consejos que le da el amigo gay. El gay en lugar de gay parece espídico de lo mal que lo hace. Los dialogos son malos, no tiene gracia, las risas enlatadas tampoco ayudan. Es una comedia de decorados típica de CBS, pero mal hecha. El personaje de Brandon Routh no aporta nada, parece tonto, está puesto porque lo dice el guión, pero si no estuviera tampoco pasaba nada. En fin, candidata a cancelación.

Made in Jersey (CBS): es un drama legal con protagonista femenina, Martina Garretti (Janet Montgomery) que imita un poco a Fairly Legal(USA Network): protagonista abogada guapa y joven que trata de hacerse un hueco en el mundo. Aunque se trata de un drama (el primer caso es de una acusada de asesinato), el tono es tan blanco y tan ligero que bien podría pasar por comedia. Es entretenida y da lo que promete: un procedimental de abogados con protagonista guapa intentando defender a un inocente. Pero no resulta demasiado trascendente. De secundarios sale Kyle McLachlan y Erin Cummins
.

666 Park Avenue (ABC): drama con tintes sobrenaturales, protagonizado por Terry O'Quin (Perdidos) y Vanessa Williams. Trata sobre un edificio histórico de New York, The Drake y sus inquilinos. Los apartamentos son de lujo y Locke es el propietario. Los protagonistas son una pareja joven (Rachael Taylor y David Annable), a la chica la contrata Locke como manager del edificio y el trabajo tiene el beneficio de disfrutar de un apartamento allí, así que se mudan a The Drake e irán conociendo a varios de los vecinos. La chica irá descubriendo que el edificio cuenta con una gran historia detrás (es arquitecto, especializada en la conservación de edificios históricos), de asesinatos, suicidios etc. Intenta ser American Horror Story para el gran público sin conseguirlo y tiene un ambiente de sofisticación que a mí me pareció un poco frío. Además de predecible, si la veis lo vereis en dos escenas en especial. Tiene el inconveniente de lanzar muchas tramas a la vez, la historia del edificio, lo que va descubriendo la chica, el personaje de Terry O'Quinn, además de otra con una pareja de vecinos. Demasiadas cosas que hacen que no consigas centrarte en ninguna. Veremos cómo sigue porque en principio el planteamiento puede ser interesante.

The Neighbours (ABC): esta es una marcianada de comedia, nunca mejor dicho. Un grupo de alienígenas llegan a la Tierra y se camuflan exteriormente como humanos y se organizan en familias que viven en un barrio residencial. Los aliens llevan los nombres de estrellas del deporte y visten todos de la misma forma. La historia comienza cuando una familia de cinco miembros, padre, madre, hija adolescente y niño y niña pequeños se mudan a una de la casas cercanas a la de los alienígenas. Me pareció graciosa y me reí bastante, cosas que no puedo decir de todas las comedias que he visto hasta ahora. El principal defecto que puede tener es que precisamente su rareza, porque puede hacer que mucha gente pase de ella. 


Chicago Fire (NBC): Pues una serie sobre un equipo de bomberos de Chicago. Protagonizada por Jesse Spencer (House)(aquí sin su acento australiano), que es una de las caras más reconocibles junto con Taylor Kinney (Crónicas Vampíricas) y Eamonn Walker (Kings). Es un drama de acción bien rodado, entretenido y con el suficiente bagaje de los personajes para que resulten creíbles. El equipo ha perdido a un bombero un mes atrás y el personaje de Jesse Spencer se siente culpable de ello porque actuó bajo una orden suya y el de Taylor Kinney también lo culpa y ambos permanecen enfrentados por ello. Es una serie de guapos y guapas y macizos y macizas, si más allá de eso tiran del hilo de alguna de las tramas de los personajes que ya se intuyen en el piloto, puede resultar una serie curiosa, aunque me temo que caerá en el incendio de la semana, que es el equivalente en otras del caso de la semana.

Emily Owens M.D. (CW): una doctora que entra en su periodo de médico interno (ni me molesto en poner a la actriz protagonista) y se encuentra con la némesis que le hacía la vida imposible en el instituto, a la vez está enamorada en secreto con el chico que fue compañero suyo en la universidad. Aparte de eso del tono ligero y la enésima reencarnación de la chica simpática y patosa para todo pero eficiente en su trabajo, no tiene nada de chicha. Tendrá su público que es el de su cadena: juvenil; pero a mí no me aportó nada.