lunes, 28 de abril de 2008

Pearl Jam Madrid 2006

Little Wing en un corto ejemplo de que, si el dios de la guitarra es Hendrix, Mike McCready permanece a la derecha de Dios Padre. En el Palacio de los Deportes 7 de Septiembre de 2006.


Este apenas se ve el escenario, pero el audio es bueno. Man of the Hour


In Hiding


¿Por qué esta sucesión de videos de Pearl Jam? Respuesta fácil, porque me ha entrado la nostalgia y porque yo estaba allí.

viernes, 25 de abril de 2008

Tebeos nuevos

El fin de semana pasado se celebró la cita anual que tiene todo buen aficionado a los tebeos, el Salón del Cómic de Barcelona. No me acerqué por allí aunque algún año prometo hacerlo para conocer más gente y que los autores me firmen sus obras y me hagan un dibujito que otro. Es época, también de rascarse la cartera y de acudir a la librería especializada habitual armado de carretilla y ayudante para transportar las novedades hasta casa.

Los estantes se comban bajo el peso de las ultra-ediciones de lujo y en tamaño gigante que tan de moda parecen haberse puesto en estos últimos años, formato "absolut" (como el vodka) que se dice en yanqui. Es decir que si te lo quieres llevar a casita, prepara 30 ó 35 Euros (mínimo) del ala. Ahora las ediciones son exquisitas, con más extras casi que la extensión misma del tebeo. Por ejemplo la reedición de La Liga de los Hombres Extraordinarios, con guión de Alan Moore y dibujos de Kevin O`Neill. Tres cuartos del volumen pertenecen a los guiones, tal y cómo los plasmó el escritor inglés, el resto, al cómic. Cada cual es libre de gastar su dinero.

Ahora os comentó en qué me lo he gastado yo:

Lost Girls del mencionado Alan Moore y Melinda Gebbie. Esta historia trata de una vuelta de tuerca sobre tres figuras femeninas de los cuentos, Wendy, Dorothy y Alicia, reunidas para enseñarnos que las mojigatas protagonistas de las fábulas que leíamos cuando niños han descubierto el sexo. Da igual que no te guste Moore, que no te guste el tebeo de corte erótico o que no te guste la historia, merece la pena gastarse el dinero en este cómic (el primero de tres) por la riqueza y la calidad de su edición. De verdad que cualquier amante de los libros debería comprarlo. Lo cierto, o la pregunta que me lleva a plantearme es la siguiente: señores editores, si por 20 Euros de PVP, son capaces de ofrecer un producto de tanta calidad, ¿los demás tebeos entonces? Mal encuadernados, mal pegados... A veces por un precio superior al de esta obra.

Héroes, con el subtítulo Primera Temporada, recopila historias cortas sobre los personajes de la serie de televisión. Estas historias nos añaden aspectos de los Claire, Hiro Nakamura, Peter Petrelli, Nathan Petrelli, Matt Parker, Mohinder Suresh que no se han tratado en la serie. Con portada del espectacular artista Alex Ross, el arte del interior no llega a la altura del portadista. Autores poco conocidos, entre los de más renombre Tom Grummet y Michael Gaydos. Para aquellos aficionados a la serie que, además le gusten los superhéroes. Todavía no lo he leído.

Fábulas presenta: Jack. Se trata de una miniserie de Jack, uno de los personajes de la estupenda serie Fábulas. En ella Bill Willingham nos narra las aventuras, desventuras, engaños, fraudes y demás destrozos que el Jack de los cuentos de hadas es capaz de producir. Lectura entretenida seguro, a poco que mantenga el nivel de la serie madre, que lo ha dejado muy alto y es uno de mis tebeos favoritos.

Como nuevo-viejo marvelita (es decir abandoné los cómics de la Marvel muchos años y los retomé), no puedo dejar de comentar un par de tomos relacionados con varios de los acontecimientos que se están desarrollando el universo Marvel.

El primero es Guerra Silenciosa, en el que vemos cómo los Inhumanos que han declarado la guerra al género humano por robar las nieblas terrígenas, libran un ataque contra los Estados Unidos. Argumento de David Hine, guionista muy interesante y a tener en cuenta, y Frazer Irving a los lápices. Esta es la demostración de que un tebeo está constituido por un guión sólido y sorprendente, además de unos dibujos muy adecuados al tipo de historia que se narra. Entretenido y bien contado, una historia muy buena.

El segundo de Marvel es el recopilatorio de los Nuevos Vengadores: Illuminati. Una reunión de Stephen Extraño, Charles Xavier, Iron Man, Namor, Reed Richards y Rayo Negro de los Inhumanos. Este grupo, pretende luchar en secreto contra los peligros que amenazan La Tierra, vengan estos de culturas alienígenas o desde el propio planeta. Una historia narrada por Brian Michael Bendis (mi preferido), Brian Reed y Jim Cheung en la parte artística. Bendis y Reed nos cuentan cómo este gabinete en la sombra de los más poderosos ha influido y ha mediado en varios de los acontecimientos capitales para la historia del universo Marvel, así como su decisión de expulsar a Hulk de La Tierra y sus consecuencias.

Los dos siguientes no son novedad del salón del cómic pero también los he comprado ahora.

Neverwhere, Mike Carey y Glenn Fabry ponen en viñetas la creación del británico Neil Gaiman (primero mini serie de la BBC y luego novela). Neverwhere nos cuenta la historia de cómo cambia la vida de Richard, un oficinista de aburrida existencia y con una novia un tanto posesiva , cuando se topa con Puerta que le llevará al Londres de Abajo. Allí conocerá al Marqués de Carabás, a Cazadora y muchos otros personajes fantásticos.

FELL, ciudad salvaje, de Warren Ellis y Ben Templesmith. Este es un cómic de género negro, de detectives y de crímenes que también se desmarcan de los que suele escribir Ellis (otro de mis preferidos, a ver cuando termina Planetary). La historia se centra en Richard Fell un detective del departamento de homicidios caído en desgracia que pretende comenzar de nuevo. Lo curioso es que los 8 números que componen este volumen de la edición española son autoconclusivos, lo cual recuerda a otras series del autor británico como Global Frequency y la misma Planetary. Si a eso añadimos la suciedad y tenebrismo de los lápices, acuarelas y carboncillos del oscuro Ben Templesmith (responsable de la parte gráfica del tebeo 30 Días de Noche), pues obtenemos una historia de calidad y llamativa a la vista.

Más información cuando despache la mayoría, aunque algunos ya los he leído.



miércoles, 23 de abril de 2008

Feria del Libro

23 de Abril, Villalar y por tanto celebramos la festividad de Castilla y León. Además también es el día del libro, con mayúsculas. Los libreros sacan sus existencias a la calle para que la gente se acerque y curiosee las novedades editoriales. Si al buen tiempo, le sumamos el 10% de descuento sobre el precio habitual, la jornada se prometía bastante interesante.

En Salamanca, las paradas de libros están situadas en los soportales de la Plaza Mayor, así que el público va rodeando el perímetro de la plaza en una suerte de vuelta al ruedo. David y yo nos citamos bajo el reloj del ayuntamiento, donde queda todo el mundo. Hacía bueno y si te quedabas parado al sol, la chaqueta sobraba. Tras el intercambio de un par de cosas, discos con series y un libro, nos pusimos al duro peregrinaje de acercarnos a las mesas de las diferentes librerías, pues si el lugar ya suele estar concurrido en día de fiesta, esta tarde resultaba más difícil que hacerse un hueco hasta la barra en un bar de copas. Además, la gente no se pone de acuerdo, unos marchan hacia un lado, los demás en el contrario y el resto permanecen parados de cháchara, inconscientes del tapón que forman sin dejar pasar a nadie. Señalización obligatoria pondría yo en estos eventos, la feria se comienza a visitar por aquí, circulen por su derecha, den intermitentes...

Respecto a los libros, que es al fin y al cabo de lo va esto, muchos de pocos autores y poca variedad. Carlos Ruiz Zafón, Matilde Asensi, César Vidal, Juanjo Millás, Boris Izaguirre, Arturo Pérez Reverte, Ken Follet, Laura Gallego, David Lozano, eran los escritores que se repetían en los puestos de todas las librerías, con lo cual me aburrí un poco de ver lo mismo durante nuestro periplo. Si a eso sumamos los misterios templarios del códice secreto y muy misterioso del quinto elemento que trajo Jesús de la Atlántida, pues acabé un poco decepcionado. Como noticia agradable, el Salamina de Javier Negrete estaba representado en muchos stands.

Había salido de casa con la ilusión y la determinación de comprarme un libro o varios, pero al final no encontré nada que me resultara interesante. David se compró una Sombra del Águila de Pérez-Reverte en bolsillo y yo opté por gastarme unos cuartos en una tarrina de helado.

A ver si otro rato que me pase hay más suerte.
Un saludo.

viernes, 18 de abril de 2008

¿Rosa o no?

Pues me remito a las palabras de Berlusconi respecto a la abundancia de mujeres en el ejecutivo de Zapatero como de "muy rosa". Atentos, ojo al parche, aviso para navegantes. Esta es Mara Carfagna, candidata a ministra italiana. Entre su extenso currículum destaca haber desempeñado el oficio de modelo y Miss Italia 1997.
Sí, la ministrable está de buen ver. ¿Será capaz también aparte de ser mona desarrollar las labores de gobierno? Lo que creo, es que no hace falta haber sido modelo para ser ministra y formar parte de un ejecutivo "rosa", tan sólo la preparación y el trabajo son suficientes.

De nuevo otra salida de tono de Berlusconi, el amigo de los niños. Lo siento por los italianos, menuda les ha vuelto a caer.

lunes, 14 de abril de 2008

Últimas Lecturas

Me doy cuenta que tengo abandonada por completa esta sección y que se me acumulan unos cuantos libros para comentar en unas breves líneas.

Esencia Oscura, de Tim Powers. Creo que lo empecé a leer, más bien a devorar, justo después de terminar con la notable Danza de Tinieblas, ya comentada en Autores Favoritos. La novela del americano, también parte de unos planteamientos históricos para darle un marco reconocible y unas pinceladas de credibilidad a su obra. Brian Duffy es un espadachín a sueldo, bregado en mil batallas y en los últimos días de su gallardía, que es contratado en Venecia por un extraño anciano para encargarse de la defensa de una milenaria cervecería de Viena contra los turcos que amenazan con tomar la ciudad alpina. Cuando atraviesa los Alpes, se da cuenta que una serie de criaturas grotescas y extrañas le siguen sin dañarle. En ese punto comienza una historia que mezcla fantasía, los mitos artúricos con las novelas de capa y espada que no defraudarán al lector. La reinvención de los mitos y el aprovechamiento de estos para celebrar una contienda entre el bien y el mal resultan el trasfondo de una novela amena y entretenida que se lee con voracidad.

Silencio, de Rampsey Campbell. El maestro inglés del terror, nos invita a un barrio típico de clase media de Londres. La familia compuesta por madre e hijo vuelven a casa después de un tiempo, pues un psicópata que se hacía pasar por albañil había enterrado el cadáver de una niña en el cemento de su cocina. Con tan macabro punto de partida, Campbell nos da pie a conocer a los personajes, la figura del asesino que siempre flota en el ambiente, el rechazo de los vecinos porque regresen a vivir a la casa. Además el asesino en serie vuelve a actuar, muy cerca de la familia. A pesar de que está etiquetada como terror, en realidad cuenta con mayores dosis de suspense. Los estupendos diálogos son el vehículo que provocan un verdadero desasosiego en el lector, cortantes, contundentes, nunca acabados, a los que suele interrumpir el sonido del teléfono que siempre constituye portador de malas noticias para los personajes. A pesar de ello, Campbell no consigue remontar el interés que propone en las primeras páginas. El asesino en serie, sean cuales sean sus motivos, está muy quemado por las producciones cinematográficas.

La Estación de la Calle Perdido, de China Mieville. Si estáis dispuestos a abordar esta novela, enhorabuena, si además la habéis terminado, contaros entre uno de los seguidores de este joven escritor británico. ¿Por qué expreso esto? Pues porque la colosal, novela, por longitud, además de su complejidad, sus detalles y la riqueza del mundo que describe, no es para todos. Seguro que muchos se atrevieron con ella y lo dejaron en la página cien. Bueno, tan solo hay que seguir hasta el final para darnos cuenta que su lectura, llena de dificultades, merece la pena. Hablamos de una narración que podría inscribirse dentro del subgénero del steampunk, de la ciencia ficción. Es la historia de Un científico teórico Isaac Dan der Grimnebulin, desarrolla su conocimientos en la ciudad-estado postapocalípitica de Nueva Crobuzón. Y digo podría, porque además de los planteamientos científicos y sociales, existe también una fantasía tácita. Un miembro de la raza de hombres-pájaro, los Garuda, le pide a Isaac que le reimplante las alas por medio de su ciencia. Las investigaciones de Isaac y su compromiso con Yagaharek el garuda le conducirán a caminos que nunca había explorado, poniendo en riesgo a sus conocidos y amigos.
Una obra densa, espesa, que recuerda en todo momento a la trilogía de Gormenghast de Mervyn Peake, sólo que Mieville no se limita a los muros de un castillo, sino que crea una megalópolis, por la que se mueven sus personajes.

©2008 Alejandro Guardiola

lunes, 7 de abril de 2008

¿Saifi... qué?

Llevaba toda la semana buscando un quiosco donde comprar la nueva revista de género fantástico Scifiworld. Cuando regresaba de llevarle unas facturas a mi gestor, entre unas publicaciones de informática la vi. Esta es la mía, ya sólo por eso iba a ser un buen lunes, me dije. Entro en un quiosco de una de las calles más céntricas de Salamanca y le pido la revista. Listo de mí voy y le suelto, quiero esa revista nueva saifiwuold (piénsese en estas cursivas como notación fonética). Sí, espera un momento hijo, me suelta el buen hombre, que andaba un poco liado haciendo el pedido correspondiente con el repartidor de refrescos. Una vez libre, me repite qué quería. Armado de paciencia, uno es profesor y es una de mis pocas virtudes, le cuento de nuevo la historia. Mire me gustaría la revista saifiwuold, es una revista nueva que ha salido hace poco, continuo. Pero al quiosquero más allá de ¿saifiqué? no le interesa lo más mínimo lo que le estoy contando. Al final, me toca salir del recinto y mostrarle en el escaparate la revista.

Y cierto, me las di de listo, porque el quiosquero medio de este país no sabe más allá que gol en inglés, a lo sumo. Ahora, puñeteros, ya le podíais haber puesto otro nombre a la revista, que me veo repitiendo el numerito cada mes. Sin acritud por supuesto ;).

Además, me he encontrado un pez de trapo en una acera (y allí sigue), las palomas hacen unos ruidos muy raros en la claraboya de la escalera de mi nuevo piso (sí, me he mudado) y estoy corrigiendo la novela (otra vez) de cara a su edición.

Reseña de Scifiworld en cuanto la lea.

Saludos.