viernes, 23 de noviembre de 2007

Danza de Tinieblas, Eduardo Vaquerizo

Eduardo Vaquerizo nos presenta en su novela una España que aún conserva las posesiones ultramarinas del siglo XVI. Además, en este Imperio universal que perdura a principios del siglo XX, los judíos y los moriscos no han sido expulsados de la península. Los primeros, tienen una gran influencia en la economía y en la política del Imperio. Cabe contar que artilugios y máquinas habituales para nosotros en la actualidad, no existen. Hay tecnología pero no la electricidad. Por ejemplo, no contamos con el motor de explosión, los autocoches, trasunto de los utilitarios y berlinas, se mueven impulsados por vapor con carbón como combustible. O las máquinas de cábala, una especie de ordenadores. En general, el lector asiste a un Madrid oscurecido y ennegrecido por el hollín de la hulla. También es creciente una oscuridad metafórica provocada por fuerzas invisibles que pretenden poner en jaque la estabilidad del Imperio.

Joannes Salamanca, cabo del cuerpo de alguaciles, entre otras de sus obligaciones, tiene que ayudar a un Inquisidor en la resolución del crimen de un joven judío cabalista, perteneciente a una de la familias judías más poderosas del Imperio. El problema es que no se trata del primer judío de buena familia que ha sido asesinado. Joannes, el Inquisidor y la bella Rebeca, hermana del fallecido, pondrán en juego sus habilidades, conocimientos e influencias para dar con el paradero del asesino que va sembrando Madrid de cadáveres de cabalistas. El delicado equilibrio que mantiene cohesionado al Imperio es puesto en cuestión, las revueltas de los anarcolistas y las represiones convierten Madrid en poco menos que un lugar del que es mejor escapar.

Vaquerizo, en un soberbio ejercicio de imaginación y originalidad, nos cuenta esta narración policiaca, con la novedad del marco de la ucronía histórica. El protagonista resulta un personaje atractivo y bien esbozado, curtido en varias guerras como soldado y que maneja el revólver Villegas como nadie. Joannes no es todopoderoso y también se lleva algún que otro puñetazo y bala perdida, sin embargo, no duda ni un segundo en utilizar los trucos más sucios para vencer en una refriega. Lo cierto, es que resulta inevitable la comparación de Salamanca con Alatriste. Aunque a cada uno lo suyo, no tienen nada que ver el uno con el otro.
La trama de Danza de Tinieblas va avanzando despacio y en un par de capítulos, el personaje parece tan despistado como el propio lector. A pesar de ello, Vaquerizo encauza el argumento cuando parecía estar decayendo el interés y la acción. El último tramo de la novela, quizás, no se encuentre al mismo nivel que el resto de la obra. Pero, hay que admitir que hablamos de una novela muy ambiciosa, bien resuelta. Cabe destacar el magnífico manejo del lenguaje que trae a la memoria a los Clásicos del Siglo de Oro en un continuo esfuerzo por conseguir la palabra adecuada para cada pasaje.

Cualquier aficionado al género debería tener esta novela de Eduardo Vaquerizo entre las indispensables de los autores nacionales.

Danza de Tinieblas fue publicado en 2005 por Ediciones Minotauro y resultó finalista del Premio Minotauro.


©2007, Alejandro Guardiola

Marlango - Hold me tight

Leonor, Alejandro y Oscar componen Marlango. Cuando aparecieron con su primer disco con una propuesta innovadora que se salía de toda la música que se estaba haciendo, triunfitos y pachanga, entonces ya me gustaban. Los vi en directo en la gira promocional y me enamoré de Leonor. Qué decir de su voz susurrante de su contoneo de caderas que bailan al son de la melodía que marcan Alejandro y Oscar. Si como Jorge Valdano dijo una vez, el fútbol es un estado de ánimo; la música que emana de Marlango es un estado de ánimo. Me tocan la fibra sensible como sólo ciertas tonadas de Radiohead o de Los Planetas logran hacerlo. Hold me tight como dice su canción, abrázame fuerte, de su último disco The Electrical Morning.

viernes, 9 de noviembre de 2007

Sin Internet

Hola a todos. Me he mudado de casa y no tengo Internet ni PC, por lo que las entradas del blog se espaciarán un tanto. A pesar de eso, sigo en la brecha, escribiendo, leyendo y trabajando. Además espero daros buenas noticias pronto.

Un saludo a los lectores de la Vieja Raza.

Alex.

sábado, 3 de noviembre de 2007

Últimas Lecturas

La Conjura contra América, Philip Roth

Philip Roth un autor enmarcado dentro del mainstream, ganador del Pulitzer, elabora una historia alternativa en esta novela. El What If que propone es que hubiese ocurrido si Charles Lindberg el aviador hubiese ganado las elecciones a Franklin Delano Roosevelt en 1940. El escenario en el que el piloto-presidente gobierna, es una nación aislacionista y antibelicista respecto a la cruenta contienda que se desarrolla en Europa. Lindberg y su equipo han firmado un pacto de no-agresión con los nazis, asegurando que los Estados Unidos de América no tomarán parte en la guerra.

La historia se nos narra desde el punto de vista de Philip, el pequeño de los Roth(sí es su propia familia), una familia judía de clase media asentada en New Jersey. Los capítulos del libro nos cuenta cómo las encubiertas políticas antisemitas de Lindberg y los suyos afectan a los Roth y a sus vecinos y conocidos. Nos encontramos con unos Estados Unidos en los que la desconfianza contra los judíos es creciente, hay revueltas, ataques contra judíos, los propios pertenecientes a la estirpe de David resultan ser los más despiadados y crueles contra sus hermanos.

La situación se torna más grave, si cabe, cuando el ministro de Asuntos Exteriores alemán visita Washington, invitado por el presidente y su esposa.

La Conjura contra América es una ucronía histórica, aunque no creo que Roth fuese consciente de que utilizaba elementos de este género a la hora de elaborar la novela. Resulta amena y entretenida, fluida en su escritura, nada que ver son su soporífera y densa La Mancha Humana. Es interesante por leer la narración de qué habría sucedido con el resultado de la Segunda Guerra Mundial, con unos USA pro-nazis. Plantea ciertas cuestiones candentes, como la hipocresía entre los del mismo credo, la valía de los gobernantes... Aunque se nota que hacia el final pierde fuelle, que podría haberle sacado más jugo, como si se echara atrás en la ambición de exponer en su libro la nación más poderosa de la Tierra como un estado filo-nazi.


¡Voto a Bríos!, Terry Pratchett

Relacionado con la anterior, la última novela de Pratchett publicada en castellano, trata el problema de las naciones de Klatch y de Ankh-Morpork, rivales históricamente, se pelean por un pedazo de tierra surgido en medio del mar, equidistante de ambas.

Esta nueva entrega de la saga de Mundodisco está dedicada a los personajes de la Guardia, Sam Vimes, Zanahoria, Nobby Nobbs, Fred Colon, por supuesto no podía faltar Lord Vetinari. ¡Voto a Bríos! (traducción del título original Jingo!) es una novela policíaca y de espías, donde Sam Vimes tiene en sus manos evitar la inminente guerra que se avecina entre Ankh-Morpork y el vecino Klatch. La tensión llega a un punto álgido cuando el hermano del rey de Klatch visita Ankh-Morpork y es víctima de un atentado. Vimes será lo bastante listo para no tomar una decisión a la ligera sobre quién es el culpable de tal acto. Vetinari se encuentra desaparecido, en realidad resolviendo la crisis por su cuenta de manera sutil como es su estilo.

Aparte de los buenos momentos que nos brindan estos personajes y otros, el desarrollo de la historia nos transportará a la arenosa Klatch, seremos testigos de las brillantes (o no) deducciones de Sam Vimes, Nobby Nobbs descubrirá su identidad sexual, en definitiva, una novela divertida con un final embarullado corre-que-te-pillo, como viene siendo habitual en el autor británico.

Debe hacerse mención a la calidad de la traducción, aceptable, sólo eso, porque en las anteriores novelas había sido penosa. Si se ha traducido durante toda la novela el nombre de un personaje como Lord Óxido, resulta chocante encontrarse un Lord Rust hacia el final, lo mismo con apellidos de personajes que se traducen y otros no. Drumknot, el asistente de Vetinari no es Nudo de Tambor, Zanahoria resulta ser Fundidordehierroson, Ironfounderson en el original y similares diferencias de criterio entre traducir y no traducir que no se entienden a estas alturas del partido. Traducir a Pratchett no es fácil, eso lo concedo, cada uno de los personajes de diferentes razas habla en un dialecto del inglés, cosa que se pierde en la traducción, además de los juegos de palabras, chistes y arcaísmos (como el propio título de esta novela) con los que Pratchett puebla sus escritos.

©2007, Alejandro Guardiola