miércoles, 29 de agosto de 2007

La novedad es que no hay novedad

Acabo de leer en la edición digital del diario El País que el Ministerio de Cultura va a proponer una nueva Ley de Propiedad Intelectual. No estaría mal que, para variar, el nuevo ministro, contará más con los autores, es decir, los que crean, los que tienen que rellenar los folletos del Registro de la Propiedad Intelectual. En cambio, se propone legislar para limitar el derecho a la copia privada, para eso cuenta con las comunidades autónomas, Fiscalía General del Estado, Ministerios de Justicia, Interior y Cultura, La Federación de Municipios y Provincias, el Consejo General del Poder Judicial, gestoras de derechos de autor (bajo este denominador general se esconde, no nos engañemos, la SGAE). Es decir, de todos los organismos oficiales y asociaciones que he citado no hay uno sólo que se preocupe de los autores. Todos estos señores sabrán mucho de leyes y de legislación, pero sobre las obras creativas y los que las crean, no tienen ni idea. Ni quieren tenerla porque no cuentan con ellos para una reforma de un asunto que les afecta a ellos antes que a nadie, repito a los autores.
Ya es duro que en este país todos seamos presuntos culpables de piratería y tengamos que aceptar el canon digital. Para los no españoles no sabrán de qué estoy hablando: un incremento en el precio de los productos tecnológicos bajo el supuesto que se utilizan para copiar obras originales. Esta módica subida puede llegar a ser del 25% en algunos aparatos.

Resumiendo, el español medio es culpable de copiar ilegalmente y eso se ve reflejado en el precio final de los productos para "compensar" las pérdidas que origina para la industria. ¿No será que la industria del entretenimiento no sabe adaptarse a los nuevos tiempos? ¿Que entidades de gestión de derechos privadas, insisto, privadas, como la SGAE, pretenden imponernos su criterio sobre todas las cosas?

Perplejo estoy, porque la noticia es que no hay novedad. Más de lo mismo.

martes, 28 de agosto de 2007

Dos por uno


Hola, os dejo un relato cortito que andaba cogiendo polvo en el disco duro. Que os guste.

Dos por uno

Mantenía una imperturbable sonrisa, aunque la temperatura del termómetro bajaba varios grados del cero. Rasgos afilados, ojos pequeños y azules como el frío de aquel día. Cabellera corta, rubia, peinada a un lado, de un matiz que sabes que no puede ser teñida.
Decidí echarle unas monedas, no mucho, la calderilla, pero el joven que soportaba los rigores de nuestro crudo invierno, bien que lo merecía. ¡Qué pundonor, qué dureza! Especulé sobre el origen del acordeonista, que atacaba su repertorio con esforzado entusiasmo. Europa oriental, me dije. Una vez roto el paraguas del comunismo, miles de músicos —verdaderos genios— malvivían sacando melodías a sus oxidados instrumentos en nuestras calles.
Pasaba muchas veces al día por el mismo lugar, al lado de unos grandes almacenes. Allí continuaba impasible, fuera la hora que fuera, sentado a horcajadas sobre el amplificador que dispersaba la música de su acordeón.
Escuché conocidos temas de taquilleras películas, que alternaba con tonadas populares y con otras piezas de música clásica.

Después de unos meses, su figura se me hizo familiar y la mía para él. Me saludaba con la mejor de sus sonrisas y comenzaba a tocar una melodía que me agradaba en particular, entonces, yo depositaba mis monedas sueltas en el interior de la funda de su instrumento. Tocaba el ala de mi sombrero, a modo de reconocimiento y continuaba con mis quehaceres.
Día tras día, aquella pequeña y secreta amistad fue creciendo. Nos conocimos, de esa íntima forma en la que se conocen los extraños que coinciden en el mismo lugar y a la misma hora, camino del trabajo.

El cruel general invierno había pasado, cebándose sobre mis viejos huesos, pues había sido uno de los más despiadados de los últimos años. O quizás, el frío y la humedad hacían mella en mi cuerpo a medida que transcurrían los años.

Cuando el calor empezaba a apretar y la chaqueta sobraba, paseaba por la calle comercial de mi ciudad. Al llegar al consabido puesto junto a la tienda de una conocida firma, mi sorpresa fue mayúscula. Sin haber probado una sola gota de alcohol, veía doble lo que debía ser único. Observé como uno le pasaba el acordeón al otro, y cuando entré en su campo de visión me sonrieron. ¡Eran mellizos! Me sentí ultrajado y engañado. Había sido víctima de un truco.

Nunca más volví a echar monedas a la funda de fieltro.

©2007, Alejandro Guardiola

miércoles, 22 de agosto de 2007

Muy Pronto: Urnas de Jade

Hoy según volvía a casa del trabajo, David venía contándome lo contento que estaba porque ya se había tramitado el ISBN de su novela Urnas de Jade: Leyendas, cuando encendemos el ordenador nos encontramos esto:Tienda Cyberdark

Sí, Urnas de Jade ya está entre los próximos avances de la tienda en internet Cyberdark. Incluso se puede pedir en este momento y cuando se encuentre disponible, en Octubre si nada se tuerce, ellos mismos te enviarán un e-mail para avisarte.

domingo, 12 de agosto de 2007

George Bush leave this world alone!

Con esta frase que encabeza el post, Eddie Vedder protestaba contra el gobierno de George W. Bush. Pero claro solo lo podías escuchar si eras uno de los agraciados que estaban en el concierto en directo, porque si seguías al grupo de Seattle por internet, webcast, la compañía AT&T se encargó de que los internautas no escucharan las críticas de Pearl Jam en medio del tema Daughter, en un trozo del cual versioneaban el Another Brick in the Wall de Pink Floyd. Aquí la canción con el pedazo censurado. Está alrededor del 4:54 de la canción.


Lo que sigue son los segundos que supuestamente se "perdieron" por un error en la retransmisión según AT&T.


Juzgad por vosotros mismos. Lo único que ha conseguido la compañía americana suministradora de telecomunicaciones, es que los segundos de protesta de los que nos privó, volarán a YouTube y sea uno de los vídeos más vistos. Más información en el sitio de Pearl Jam.

jueves, 9 de agosto de 2007

El Último Dragón y Encrucijada de Tobías Grumm

Hoy, dos entradas en una sola para mantener el espíritu de Grindhouse de sesión doble.

El Último Dragón

La segunda parte de la saga La Tierra del Dragón, del escritor valenciano, Tobías Grumm, seudónimo de David Mateo, es tan emocionante, si cabe, como su predecesora Nicho de Reyes. La novela se encuentra dividida en dos partes, característica ya típica del autor.
El Último Dragón comienza con un largo prólogo en el que se nos deja caer por dónde pueden ir los tiros de la historia, sobre todo, de la segunda parte de la narración.

En la primera de las mitades, seguimos los acontecimientos del protagonista de Nicho de Reyes, pues ésta resulta continuación directa de la anterior. La Dama del Este, el navío pirata patroneado por Jakob O’Neil, el Lobo Negro, en el que el joven abisinio se había embarcado como polizón. El bergantín ha navegado por los mares de Argos, traficando con mercancías de puerto en puerto, hasta que arriban a Santiyí, meca y cuna de piratas, una especie de Isla Tortuga. Asistiremos a riñas pendencieras de taberna, duelos a punta de espada, encuentros con bellas mujeres en los burdeles locales que salen al encuentro de los marineros de la Dama del Este. Galen se tropezará en este desembarco con uno de los nuevos personajes de la saga, Jassmín.

El primer arco argumental es 100% aventuras, novela marinera y de piratas, con sables volando en todas direcciones, persecuciones entre embarcaciones, cañonazos, traiciones, rescates y tempestades. Podemos sentir el azote del viento en nuestras caras, el salitre pegado a la ropa, los salpicones del agua del mar, y el entrechocar del acero en una sucesión de capítulos en los que la acción no deja un solo respiro al lector.
Repiten el Lobo Negro, Thingal, Víneas Matrull y la tripulación al completo, que ya han aceptado a Galen como un miembro de pleno derecho de la familia de la Dama del Este.

La segunda parte es más tenebrosa, aunque no falta de acción, el ritmo es más pausado donde se nos recuerda que lo que leemos es una novela de fantasía. Asistimos a unos capítulos dónde se nos revelan muchos datos de la historia que entroncan con los sucesos que comenzaron en el primer libro y que nos guiarán hacia el tercer volumen.
El protagonista pronto descubrirá que no se encuentra solo y veremos la aparición de otro de los personajes clave de la saga, Annia.

Se nota que es una novela más trabajada y pulida que Nicho de Reyes. La historia vuelve a funcionar, te atrapa y no te suelta, obligándote como lector a pasar la página.
Tobías ha pergeñado un gran universo, con personajes llenos de matices, ricos. El bueno no es siempre bueno y el villano tiene su motivaciones para serlo. La narración cabalga de un capítulo al siguiente sin parones ni pausas.
Por otro lado, echo de menos, al igual que en Nicho, una mayor coherencia a la hora de nombrar lugares, países y personajes. Además, de erratas en la ortografía y en la tipografía que, una revisión a fondo, corregirían.

Existe una clara evolución desde la entrega anterior a esta, que detrás hay un propósito, un plan, que la saga es una historia argumentada sin improvisaciones. Dicho esto, una novela de Notable Alto, con unas pequeñas modificaciones, mejoraría hasta un Sobresaliente.

©2007, Alejandro Guardiola


Encrucijada

El tercer vástago nacido de la pluma de Tobías Grumm, llega a la familia de La Tierra del Dragón con una mayor expectación, si cabe, que sus hermanos mayores, Nicho de Reyes y El Último Dragón.
Como es acostumbrado en las novelas previas, el libro se encuentra dividido en dos partes y precedido de un sustancioso prólogo que, en esta ocasión, es doble. Sendos prólogos servirán de aperitivo a cada una de las partes de la narración.

En el primer fragmento de historia, regresamos a Abisinia, de la que poco conocíamos desde Nicho de Reyes, en lo que resulta una continuación directa de El Último Dragón.
Desde las primeras páginas advertimos un cambio en el tono, ahora la narración es mucho más sombría y tenebrosa, nos damos cuenta que un gran peligro nos acecha al volver la página. Se retoman los personajes ya conocidos como Elvor, Ikra, el maestro Izelgood, Sandor Reeken y, también, el elenco que puebla la Dama del Este: Jakob O’Neill, Jassmín y otros como Annia. Galador sobrevive regida por el déspota Elvor que ha sumido su nación en la más completa negrura, la guerra se cierne sobre el país. El hechicero tiene sus propios planes y se ha hartado de ser un títere, ahora pretende pasar a la acción, era un adolescente y ha superado la pubertad, convirtiéndose en un hombre que maneja sus propias ideas. El desarrollo de Elvor, que es el protagonista de esta historia, es uno de los elementos más interesantes de Encrucijada, cambiándonos el punto de vista de las dos entregas anteriores de la saga, en las que veíamos los acontecimientos a través de los ojos de Galen. Ni uno es bueno ni el otro es malo y reducir la ambivalencia de los dos hermanos a eso, sería demasiado simple, porque resultan dos personajes complejos y repletos de suficientes motivaciones para realizar lo que hacen, tanto lo que nos cuentan como aquello que intuimos que ha sucedido.
La acción es una serie de acontecimientos en una suerte de “más difícil todavía” que en ciertos momentos, dejan al lector boquiabierto con un “¡oh!” en su estupefacta boca, de un tamaño más grande a cada capítulo que pasa. Peleas, batallas, seres extraños, nigromantes, enfrentamientos aéreos, duelos de magia, se dan de la mano unos a otros, en una ligazón de escenas espectaculares. Un ritmo frenético que invita a seguir leyendo, que no te concede un minuto de descanso.

La segunda parte, se encuentra centrada por completo en Elvor, actor principal de Encrucijada. El autor quiere que conozcamos mejor al personaje. El crecimiento de este personaje es notorio, nos muestra sus virtudes pero sus miserias también. Ambiente opresivo, el sol no se pone en el norte, que parece asemejarse al carácter sombrío y misterioso del mago. La historia discurre hacia un esperado primer desenlace en la siguiente entrega. La evolución de la historia y de Elvor, nos guían hacia la cuarta novela, que supondrá el fin de la primera tetralogía.

Encrucijada es una novela de fantasía muy ambiciosa, que bien podría calificarse de terror por ciertos aspectos, la atmósfera agobiante por la que deambulan los protagonistas, el temor constante de que algo horrible va a ocurrir. La consciencia del lector de que los personajes, se hallan en un peligro inminente, que están a punto de tropezarse con un vacío que seccione su existencia.

Huelga decir que ésta es la mejor, más intensa y pulida novela de la serie, no sólo en cuanto a la trama, si no a la redacción, en la que se destaca ya un estilo personal del autor. Existe un argumento previsto, pensado y meditado con suficiente antelación, donde ningún requiebro se deja al azar y que el triunfo de esta novela no es fruto de la improvisación. No, el monumental trabajo que se adivina detrás de la tercera secuela de la Tierra del Dragón, nos indican que nos encontramos ante el escritor que está comenzando a ser un gran referente en el género fantástico español. La calidad media de las novelas se ve superada por Encrucijada, que le deja el listón muy alto a su futura continuación.

©2007, Alejandro Guardiola.

Las novelas de La Tierra del Dragón están publicadas por Equipo Sirius. Las espectaculares portadas e ilustraciones interiores son obra de Manuel Calderón.

Bufalo sobrevive a ataque de leonas

Alucinante de verdad, merece la pena verlo. Teneis una noticia con el vídeo en ELPAIS.com , pero este es de Youtube, mucho más largo, titulado Battle at Kruger. Sin comentarios.

lunes, 6 de agosto de 2007

La Vieja Raza en el Blog de Fran Ontanaya

Una de la entradas del blog de Fran Ontanaya de hoy, dedicado a literatura, tecnología, astronomía, informática, entre otras cuestiones, menciona las páginas desde las que ha recibido más visitas a su blog. La Vieja Raza figura entre las diez que más han entrado en la ex-Mar de las Tormentas, Blog de Fran Ontanaya ahora.

Un saludo.

sábado, 4 de agosto de 2007

Trailer de Death Proof y Planet Terror


Death Proof de Quentin Tarantino.


Planet Terror de Robert Rodríguez.

Grindhouse

Seguro que os suena la palabra Grindhouse, es el nuevo proyecto del dúo de gamberretes Robert Rodríguez y Quentin Tarantino. Se trata de una doble película, cada uno dirige una parte. Rodríguez y Tarantino con Grindhouse pretendían homenajear a las películas de terror de serie b que tanto les gustan, es más querían estrenar el asunto de forma conjunta (como ha sucedido en USA), más que nada porque les apetecía imitar a los pases dobles, en los que echaban dos pelis seguidas y que les hacían las delicias cuando eran adolescentes a estos caballeros.
Este fin de semana se estrena en España Planet Terror, con Bruce Willis, Naveen Andrews (Lost) y Rose McGowan como protagonistas.

Pero diréis. "¿Cómo? ¿Pero no estrenan las dos películas juntas?" Pues no. Nos va a tocar ver Planet Terror y Death Proof (la de Tarantino) por separado. Sí, pagar dos veces por un film que fue planeado en conjunto.

Parece ser que el programa doble de Grindhouse no ha funcionado demasiado bien en USA. Las distribuidoras europeas (menos Reino Unido) se agarran a la cuestión que por aquí no existe la tradición de las sesiones dobles y que por eso exhiben las películas por separado. Sin embargo no añaden que así la recaudación se incrementará, eso no lo dicen.

Pues yo recuerdo ir de pequeño a sesiones matinales dobles, por supuesto que no era cine gore. Pero siempre han existido, y alguno debe quedar, cines de verano, en los que se ponían dos películas una detrás de la otra, la segunda normalmente de terror. Así que, no traten de vendernos la moto. La vorágine de las multisalas y los taquillazos astronómicos, o sea business is business nos impiden ver un producto cuyos autores lo habían diseñado para ser visto de forma inseparable.

Seguro que nos ofrecen una suerte de escenas de zombies, sangre, sexo, violencia, que es probable que sea un resultado irregular, que no a todo el mundo le convencerá, pero la idea era otra. Grindhouse se ha convertido en Planet Terror primero y en Death Proof después (a estrenarse a lo largo del verano) por obra y gracia de las distribuidoras.