lunes, 1 de diciembre de 2008

Yo no soy tonto

No, no me gustan los toros, no por eso me declaro anti taurino. No soy anti nada.

Desde bien pequeñito me tenía que tragar las tardes de corridas, porque mi abuela era (y es) una auténtica fan del asunto. Que si este mataba mejor porque era más alto, que si a este otro se le daba mejor la muleta, que si la puntilla, que si los cabestros... He tenido que ver más toros que la mayoría de gente de mi edad, o sea conozco el arte, pero ignorante de mi no sé apreciarlo. Ahora, no desprecio ni califico a aquellos quienes sí tienen el buen gusto de saber apreciarlo.

Bien por el exceso en la infancia, bien porque solían interrumpir las maratones de dibujos animados que ponían sábados y domingos por la tarde, odio los toros.

Yo no soy tonto, querido defensor del pueblo. 20 minutos

1 comentario:

dStrangis dijo...

"Tonto es el que dice tonterías."
"¿Quién nos defiende del defensor?"

Dos buenas citas aplicadas a este caso...

La madre que lo p...